Juguetes con alma

18/06/2017
  • Juguetes con alma...

  • Muchas veces nos preguntan qué significa nuestro hashtag #Juguetesconalma y nos encanta responderla! Porque en parte allí reside nuestra raiz. En el mundo actual el arraigo, el amor por lo perdurable, el compromiso tácito de cuidar de algo o alguien, la necesidad de resguardar y resguardarnos está siendo amenazada por una invocación persistente hacia lo supérfluo, al consumo irracional, al usar y tirar. En esta dinámica lo que suele pasar desapercibido, porque no nos detenemos a pensarlo, es el quién se encuentran tras lo que adquieres. No importa si lo hizo un niñ@, una mujer o un hombre en condiciones indignas. La vorágine de la producción y el consumo invisibiliza el proceso mismo y todo se convierte en efímero y reemplazable.

    En ese contexto, un juguete con alma parece, además de una visión romántica, una frase inútil y anacrónica. Y bueno, será porque he tenido una pérdida importante y reciente que me tambalea y al mismo tiempo me recoloca en la vida y me lleva a mirar hacia adentro más de lo habitual, que hemos decidido (arbitrariamente) escribirles sobre esto.

    Juguetes con alma no es un reclamo comercial. Nada más lejos de la esencia. En mi familia, la de antes y la de ahora, hemos apostado con convicción por una filosofía de vida que se refleja y extiende a las cosas que hacemos y a cómo las hacemos. Nuestra apuesta va más allá de un proyecto de negocio, de un plan mercantil de vida, es, en realidad, una forma de entender el mundo. Por eso, la selección de nuestros juguetes se subordina, como no podía ser de otra manera, a esa misma filosofía.

  • Los juguetes son, para nosotros, no sólo un objeto bonito, los juguetes son un vehículo para encontrar respuestas y preguntas, para vincular al adulto con el niñ@ y a l@s niñ@s entre ellos e incluso al niñ@ consigo mismo. El juguete es un mediador entre el mundo y la infancia, es un catalizador de sus tristezas, sus temores, sus alegrías, sus fantasías, su construcción de la realidad interior y exterior. Por eso no es un producto más, por eso su elección no es, ni puede ser, un impulso baladí y vacío de significado.

    Bajo este prisma, ningún juguete debiera estar vacío de alma. Un juguete con alma es un juguete con historia, un juguete que lleva impregnada la vivencia y experiencia de quien lo fabrica, no es un objeto en serie, es un objeto sentido y pensado desde el primer minuto por quien lo diseña, por quien lo corta, por quien lo cose o pega, por quien lo pinta, por quien lo embala, por quien lo ofrece, por quien lo obsequia.Un juguete es al mismo tiempo una experiencia artesana como pintar un cuadro, escribir un poema, componer una canción o sacar de un trozo de mármol, piedra o madera una escultura. Por eso nos gustan los juguetes, porque son el comienzo de un proceso creativo que culminará cuando el o la niña que juegue con él, le añada su propio significado. Como quien disfruta un concierto, se recrea en una exposición o degusta un plato...

    No sé a ustedes, pero a mi me ocurre que mis juguetes más preciados, aquellos que aún conservo, tienen nombre, recuerdo el momento en el que lo recibí y a veces hasta la sensación de alegría o tristeza que me unió a él... Los juguetes son siempre para mí un arrullo de la infancia... y los atesoro como tales, como un refugio...

    Cuando te encuentras fabricantes que llevan generaciones creando juguetes, que empezaron siempre como empresas familiares y décadas después continúan comprometidos con la esencia de la primera generación familiar que la comenzó, se siente una magia singular. Cuando escuchas cómo te hablan de su obra, el sentido que tiene para ellos, el por qué escogieron ese material, ese color, ese diseño, entiendes que no es la mismo un arcoiris de Grimmsunos bloques de Wooden Story, un doudou de Käthe Kruse, un Mikado de Milani Wood o unamuñeca de Petit Chose... tras cada objeto terminado hay decenas de personas pensando en su propia infancia, descifrando aquello que les encantó de pequeños y actualizando esa historia en cada ojito pintado, en cada borde pulido a mano, en cada bordado o en cada tela.

    Un juguete con alma es una manera de rescatarnos del bullicio consumista, del ruido que nos dispersa y disgrega buscando Pokémons en las calles con gente tan aturdida y sorda como nosotros. Un juguete con alma es la posibilidad de ofrecer a nuestros hij@s una visión alternativa del mundo en la que cuidar, remendar, preservar y acoger tiene sentido.

    Es un mensaje transmisible del amor por las cosas hechas con corazón pero no por las cosas materiales, sino por las cosas que trascienden a lo material: el tiempo dedicado, el placer y la búsqueda de la belleza, la simplicidad como forma de belleza, la armonía con un otro que desconoces pero que ha fabricado ese objeto para tí, la sensación de que el arte, el cotidiano, con el que jugamos a diario, será irreemplazable porque las almas no se reemplazan, se encuentran...

    Feliz día!

Alfareros de papel


Doctora en Psicología por la UAM. Madre de dos hijos y una enamorada del juego. Ha dedicado más de 20 años al tema de la infancia y al estudio del vínculo entre juego y desarrollo emocional y cognitivo. Colaboradora en el Blog Papel Picado con la columna Alfareros de Papel.

¿Quieres ser el primero en dejar tu opinión?

buscar...

Últimas entradas

  • 10 Juegos para el verano

    10/07/2018
    10 Juegos para el verano | Juguetes de madera ecológicos y originales
    Una selección de 10 clásicos que harán tu verano (y el de tu familia) más divertido. Nuestro top ten con juegos para todas las edades en formato viaje...
  • KAPLA: Pasión por construir

    30/05/2018
    KAPLA: Pasión por construir  | Juguetes de madera ecológicos y originales
    No, no todos los juegos de construcciión son iguales. Si no nos crees lee nuestro post, hay juegos de construcción en los que el resultado es lo de me...

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Acepto