• Somos Nathalie y Rai, psicóloga y músico que, junto a nuestros pequeños Sebastián y Camila, emprendimos esta aventura con nuestra tienda física hace ya 15 años (¡uff! se dice pronto... ¿no?). Desde entonces, trabajamos a diario con profesionalidad, atención personalizada y mucha ilusión para lograr en Kamchatka Magic Toys esa mixtura perfecta entre belleza, diversión, diseño, ecología y valor educativo. Somos unos apasionados del mundo del  juego y porque creemos a pie juntillas que el cómo jugamos cuando niñ@s determina en mucho el cómo seremos de adultos, intentamos a través de nuestro proyecto contribuir a construir -jugando- ese mundo soñado: de iguales, solidario, sensible a la belleza, sostenible, amable. Ese mundo que tanto tú como nosotros, queremos para nuestr@s hij@s.

    En nuestras tiendas, la física en la Calle San Agustín,18 y la online, podrás encontrar los mejores y más prestigiosos fabricantes europeos del mundo del juguete de madera: Haba, Sigikid, Moulin Roty, Kapla, Wooden Story, Grimms, Djeco, Selecta Spielzeug, Lilliputiens, Londji, Plantoys y Vilac entre otros. Así como pequeños fabricantes y emprendedores que han demostrado un claro compromiso por el valor de lo artesano y  lo singular: Propuestas originales y entrañables que siempre encontrarán en Kamchatka un espacio amigo. Grapat, Pani Pieska, Milani Wood, Kibo, son un claro ejemplo de ello. Casas más grandes o más pequeñas, pero todas, reconocidas por su extraordinario compromiso con la calidad, el diseño y el valor pedagógico de sus creaciones.

    Normalmente una sección como "Nosotros" suele contarse en primera persona. Quisimos hacerlo de otra manera. Decidimos asumir el riesgo de que fuese una tercera quien lo hiciera. Así que le pedimos a Laura Donada (Picapino-carpintería y colaboradora en Kireei Magazine) que les hablara de lo que significaba Kamchatka para ella y que nos hiciera el honor de compartirlo con todos ustedes a modo de presentación. Sus palabras, nuestra "tarjeta de visita". Sabíamos que no había nadie mejor que ella para hacerlo. Su honestidad al escribir junto a su sensibilidad y su buen hacer, son sinónimo de credibilidad no sólo en las RRSS, sino en quien tiene el gustazo de conocerla fuera del universo 2.0. Gracias, Laura. ¡Ah! Por cierto, no dejen de seguirla en su cuenta de IG @laura-picapino, porque es un gusto (y también un revulsivo de los buenos) leerla a diario... 

  • Kamchatka y los espejos (by Laura Donada G.)


    Tener una puerta por la que pasar a otro mundo. Dar un paso hacia el otro lado, cerrar detrás de ti, echar el cerrojo si es necesario. Sentirte ligera y calarte hasta los huesos de magia, de esa sensación de que todo puede ocurrir. Escapar un ratito al menos a un lugar de color donde nada te pesa, donde no funciona ninguna ley física, ni teorema cuántico y al que no llegan los problemas grises. Quiero tener un espejo con esa posibilidad detrás.

    Pero sé que los espejos tienen el fondo duro, porque lo he comprobado simplemente por descartar la posibilidad (una, que a fin de cuentas tiene espíritu científico). Si los intentas atravesar, te chocas, te haces daño. Pero.... ¿creéis que podemos estar seguros de esta lógica tan aplastante?

    Cuando conocí a Nathalie y a Rai, supe en seguida su secreto. Lo vi en sus ojos porque lo cantaban, sin ellos saberlo, a los 4 vientos. Por su forma de hablar, de pensar, las cosas que dicen cuando charlan... ¡les descubrí! ¡Les pillé! Supe que ellos eran ese espejo. Que en cuanto te descuidas, te cogen de la mano, te acompañan y luego te escupen, sin babas ni nada, en su Kamchatka, que es ese lugar al otro lado que tanto anhelas. Y sólo te queda dejarte llevar.

    Allí aprendes que sentirte pequeña de nuevo no es un viaje al pasado, sino al presente e incluso al futuro. Ellos te muestran que estamos todos hechos de un 65% de agua y que la mayoría del resto, es juego. Somos juego. El juego nos hace grandes y a la vez, muy pequeños. Y yo echo a veces mucho de menos volar. 

    Podríamos decir que Kamchatka es ese mundo mágico, ese espacio al otro lado, pero también ese cohete en el tiempo. Y entonces, Nathalie y Rai, ellos dos, tripulantes de momentos, de la imaginación, del sueño... son capaces de llevarte a dónde te imagines tú que la risa existe.

    Tengan cuidado, señores y señoras, porque han llegado a en un lugar restringido, acordonado y encriptado. Están ustedes entrando en Kamchatka y aquí todo vale, así que hagan el favor de dejarse la cordura fuera.

  • Esto somos, esto es Kamchatka... Sean todos y todas, gentes de cualquier lugar y tamaño ¡bienvenid@s a nuestra pequeña isla de sueños!

    Nathalie, Rai, Sebastián y Camila...

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Acepto