• 7 LUNAS CALENDARIO SEMANAL GRAPAT

    Pedagogía Waldorf

    Grapat Ref. GRA-17168 Dimensiones: 20,5 x 8 x 21 cm Peso: 450 gr
    Disponible
    40,95 €
  • Descripción

    Un juego afin a la Pedagogía Waldorf que ayuda a los pequeños de casa a entender el paso del tiempo. Incluye 7 Nins®-bellota en 7 colores que se asocian a cada día de la semana. 7 vasijas y 1 plato redondo (18cm de diámetro) donde colocar los elementos a modo de mesa-estación

    Material perfecto y diseñado por GRAPAT  para el aprendizaje y la experimentación del ritmo cíclico semanal. Los niños asociarán cada día con su color, y de esta manera podrán entender el paso de los días de lunes a domingo. Muchas culturas antiguas creían que cada día de la semana tenía su propio planeta, color, olor y grano. Luego, estas ideas fueron aplicadas por la pedagogía Waldorf:
    • Lunes: Luna, arroz, púrpura o violeta, jazmín 
    • Martes: Marte, cebada, rojo, clavo de olor
    • Miércoles: Mercurio, mijo, amarillo, Copal.
    • Jueves: Júpiter, centeno, naranja, cedro
    • Viernes: Venus, avena, verde, rosa.
    • Sábado: Saturno, maíz, índigo o azul, mirra. 
    • Domingo: Sol, trigo, blanco, incienso
    ¿Qué ves aquí? Siete figuras, siete Nins® peculiares que, con sus colores, nos invitan a mirarlos, admirarlos y tocarlos. Y, por su forma y presentación nos indican un orden que nos acerca al paso del tiempo. Los Nins®, dispuestos en círculo, nos recuerdan aquellas reuniones que permanecen en nuestra memoria biológica; aquellos encuentros rituales alrededor de una hoguera para charlar, explicar historias, hablar sobre la vida y el mundo. También nos pueden recordar al universo, nuestro sistema solar; nuestro querido planeta Tierra que va girando alrededor del sol. Y con este círculo se describe, se contempla y se comprende la vida y todos sus movimientos. Un círculo que no tiene inicio ni fin, un círculo infinito que se va reconstruyendo a sí mismo. De ahí la perpetuidad de este elemento. Cuando las manos del niño se acercan a este material ven más allá de los colores, y al ser éstas quienes poseen el sentido más preciado por los pequeños, tocan la textura de la madera, los bordes redondeados, las caras planas… Las manos “ven” la calidad de un material que no brilla por sus colores sino por su calidez y naturalidad. 

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Acepto