+34 913763614 | info@kamchatkatoys.com

Juguetes con alma...

26, enero | Nos gustó mucho (y por eso lo recomendamos) | 1 Comentarios
Juguetes con alma...

Muchas veces nos preguntan qué significa nuestro hagstag #Juguetesconalma y nos encanta responderla! Porque en parte allí reside nuestra raiz. En el mundo actual el arraigo, el amor por lo perdurable, el compromiso tácito de cuidar de algo o alguien, la necesidad de resguardar y resguardarnos está siendo amenazada por una invocación persistente hacia lo supérfluo, al consumo irracional, al usar y tirar. En esta dinámica lo que suele pasar desapercibido, porque no nos detenemos a pensarlo, es el quién se encuentran tras lo que adquieres. No importa si lo hizo un niñ@, una mujer o un hombre en condiciones indignas. La vorágine de la producción y el consumo invisibiliza el proceso mismo y todo se convierte en efímero y reemplazable.

En ese contexto, un juguete con alma parece, además de una visión romántica, una frase inútil y anacrónica. Y bueno, será porque he tenido una pérdida importante y reciente que me tambalea y al mismo tiempo me recoloca en la vida y me lleva a mirar hacia adentro más de lo habitual, que hemos decidido (arbitrariamente) escribirles sobre esto.

 

 

Juguetes con alma no es un reclamo comercial. Nada más lejos de la esencia. En mi familia, la de antes y la de ahora, hemos apostado con convicción por una filosofía de vida que se refleja y extiende a las cosas que hacemos y a cómo las hacemos. Nuestra apuesta va más allá de un proyecto de negocio, de un plan mercantil de vida, es, en realidad, una forma de entender el mundo. Por eso, la selección de nuestros juguetes se subordina, como no podía ser de otra manera, a esa misma filosofía.

Los juguetes son, para nosotros, no sólo un objeto bonito, los juguetes son un vehículo para encontrar respuestas y preguntas, para vincular al adulto con el niñ@ y a l@s niñ@s entre ellos e incluso al niñ@ consigo mismo. El juguete es un mediador entre el mundo y la infancia, es un catalizador de sus tristezas, sus temores, sus alegrías, sus fantasías, su construcción de la realidad interior y exterior. Por eso no es un producto más, por eso su elección no es, ni puede ser, un impulso baladí y vacío de significado.

Bajo este prisma, ningún juguete debiera estar vacío de alma. Un juguete con alma es un juguete con historia, un juguete que lleva impregnada la vivencia y experiencia de quien lo fabrica, no es un objeto en serie, es un objeto sentido y pensado desde el primer minuto por quien lo diseña, por quien lo corta, por quien lo cose o pega, por quien lo pinta, por quien lo embala, por quien lo ofrece, por quien lo obsequia. Un juguete es al mismo tiempo una experiencia artesana como pintar un cuadro, escribir un poema, componer una canción o sacar de un trozo de mármol, piedra o madera una escultura. Por eso nos gustan los juguetes, porque son el comienzo de un proceso creativo que culminará cuando el o la niña que juegue con él, le añada su propio significado. Como quien disfruta un concierto, se recrea en una exposición o degusta un plato...

 

 

No sé a ustedes, pero a mi me ocurre que mis juguetes más preciados, aquellos que aún conservo, tienen nombre, recuerdo el momento en el que lo recibí y a veces hasta la sensación de alegría o tristeza que me unió a él... Los juguetes son siempre para mí un arrullo de la infancia... y los atesoro como tales, como un refugio...

Cuando te encuentras fabricantes que llevan generaciones creando juguetes, que empezaron siempre como empresas familiares y décadas después continúan comprometidos con la esencia de la primera generación familiar que la comenzó, se siente una magia singular. Cuando escuchas cómo te hablan de su obra, el sentido que tiene para ellos, el por qué escogieron ese material, ese color, ese diseño, entiendes que no es la mismo un arcoiris de Grimms, unos bloques de Wooden Story, un doudou de Käthe Kruse, un Mikado de Milani Wood o una muñeca de Petit Chose... tras cada objeto terminado hay decenas de personas pensando en su propia infancia, descifrando aquello que les encantó de pequeños y actualizando esa historia en cada ojito pintado, en cada borde pulido a mano, en cada bordado o en cada tela.

 

 

Un juguete con alma es una manera de rescatarnos del bullicio consumista, del ruido que nos dispersa y disgrega buscando Pokémons en las calles con gente tan aturdida y sorda como nosotros. Un juguete con alma es la posibilidad de ofrecer a nuestros hij@s una visión alternativa del mundo en la que cuidar, remendar, preservar y acoger tiene sentido.

Es un mensaje transmisible del amor por las cosas hechas con corazón pero no por las cosas materiales, sino por las cosas que trascienden a lo material: el tiempo dedicado, el placer y la búsqueda de la belleza, la simplicidad como forma de belleza, la armonía con un otro que desconoces pero que ha fabricado ese objeto para tí, la sensación de que el arte, el cotidiano, con el que jugamos a diario, será irreemplazable porque las almas no se reemplazan, se encuentran...

Feliz día!

Listado de posts

James - 27/04/2017 07:03

Your blog evokes me every time once I study it. I love reading blogs. I don't excite always by reading blog posts. But in your blog I discover something that means in running a blog. Anyway, you're truly a superb blogger and you've a ability to make your reader to hold analyzing your blog over and over. Keep up the incredible work. Continue shifting the humans! This is one of the very thrilling publish. Because I am new in running a blog and I require awesome educational exercise like your publish.If you need writing tip then visit hire top essay writing service for college you can get better help here.

Escribir comentario

Captcha